Enloquecida por las cremas para embarazadas

Extra extra, calentito que lo llevo!! A pocas semanas de que (por fin) se produzca la operación desalojo, les ofrezco oro puro, canela en rama, información very important sobre cremazas para embarazadas. Porque la genética importa y el aceitito de almendras hace algo, pero lo que necesitamos para hacer frente a la estría y otros males son pócimas que funcionen, pero de verdad. Por eso hoy estoy Enloquecida por las cremas para embarazadas y ahora verán porqué.

Parece que, aunque a veces no todo vaya rematadamente bien, no va a haber ni parto prematuro, ni intrauterina ni nada finalmente, así que tendré que esperar todavía algunas semanas más para que salga número 2. Mientras tanto, les ofrezco mis conocimientos cremísticos acumulados en dos gestaciones y un post parto (de momento) con diástasis incluida (y que sirven también para no preñadas, que no estoy discriminando eh?):

  • Aceitito de almendras (y demás). A ver, algo hace. Yo en el primer embarazo utilicé bastante tiempo aceite de almendras mezclado con aceite de rosa mosqueta. Tenía mucho más tiempo para encremarme y contemplarme, así que me ponía este mejunje (que pringa a base de bien, les advierto) por todo el cuerpo. Y también lo mezclaba con la sabida Nivea azul “de tota la vida”, que dicen que es la mejor crema de todas. Lo cierto es, que del embarazo anterior solo me quedó una estría en el ombligo, palabrita del niño Jesús, pero ¿fue por esto, o por las demás cosas que utilicé? Who knows…
  • Trofolastín. Es una crema antiestrías de farmacia que se absorbe bastante fácil y huele bien. La utilicé sobretodo en la tripa y al final del embarazo, y la alterné con el aceite de almendras y la Nivea azul. Es gustosa de usar y se extiende muy bien.
  • Crema antiestrías de Suavinex. Me regalaron esta crema y la utilicé como hidratante general en el embarazo y post parto. Huele bien y se absorbe muy rápido, va bien para ponérsela por la mañana y salir pitando. Eso sí, no la utilicé sola, por lo tanto… No puedo decir si por sí sola previene las estrías. En conjunto con los demás potingues, desde luego!
  • Varios de Weleda. Tanto en este embarazo como en el anterior, utilicé el aceite de abedul de Weleda para que la celulitis no se descontrolara y favorecer la circulación. En general, es un buen aceite (aunque es tope pringoso, la verdad), ayuda a la circulación y la celulitis estuvo bastante contrada en ambos embarazos, aunque la verdad es que en este segundo, hace ya semanas que no lo utilizo porque me cuesta la misma vida llegar más abajo de la cadera. Y es que la tripa es ya tan gorda, que no me deja llegar… Es una buena opción también darse un masaje con cepillo en seco, y después del parto utilizarlo con la cellucup, que hace un masaje de vacío. Como hidratante general, la de rosa mosqueta funciona muy bien, es bastante fluida, deja la piel hidratada y se absorbe muy rápido, eso sí, el olor… Es un poco rarito, la verdad…
  • Tummy Rub. Este es el sancta sanctorum de los antiestrías para embarazadas y es de Mama Mio. Está formulado sin tóxicos ni nada chungo para el bebé y tengo que decir que va de lujo. Esta vez, con 38 tacos a mis espaldas, he sacado la artillería pesada y no he utilizado otra cosa prácticamente desde el principio. Y digo lo mismo: solo tengo la estría del ombligo, que está reactivada del primer embarazo. Si me da la vida la utilizo todas las noches, y sino, solo después de la ducha. Hidrata que te cagas, huele a gloria, deja la piel fenomenal… ¿Qué más puedo decir? Ah si, que no me pagan por este post, jajajaja. He hecho acopio para utilizarla también durante los siguientes 4 meses tras el parto, porque en la fase de volver a tu ser, también pueden aparecer estrías. Eso sí, no he utilizado el aceite, pero simplemente porque me gusta más la textura de la crema.
  • Otros básicos Mamma Mio. En ambos embarazos he usado Boob Tube, porque esas tetazas que ahora tienes, dejarán de ser así… Y encima de deshinchadas, no mola nada que tengan estrías. Resultado: 0 estrías. Recordad usarlo también durante los 4 siguientes meses después del parto, y extender la crema por el cuello y el escote… Una meravella! Y esta vez también he probado la crema de frío de Mama Mio (una crema de frío normal pero sin ingredientes malignos ni teratógenos), y el kit de cuidado facial que me ha en-can-ta-do. Tanto tanto, que probablemente lo siga usando tras el parto, porque al menos mi piel, sigue revolucionada e hiper grasa un tiempo después. Y con esto tengo la piel hidratada, la grasa controlada… El contorno de ojos no es mi preferido, pero para usarlo por la mañana (es un gel) es bastante efectivo.

Y hasta aquí mi sabiduría embaracil. Ya saben que no soy experta en belleza ni nada de todo eso, pero me gusta cuidarme (para mí misma, que hay que dejar claro que esto va de gustarme a mí misma, eh?) y me flipan las cremas. Cuando comience a utilizar el kit post parto (de Mama Mio, of course) que me he agenciado ya les informaré. Número 2 is coming… La tensión se palpa en el ambiente…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s