Enloquecida por el año nuevo, propósitos viejos 3 (y una Navidad improvisada)

Pues miren, ya sé que estamos casi en febrero, pero más vale tarde que nunca no? Mi Navidad y mes de enero han sido bastante de traca, con enfermedades pichoneras, enfermedades mías, de mi Mamma, Navidades, trabajo… Un no parar vaya. Así que, hoy estoy Enloquecida por el año nuevo, propósitos viejos 3 (y una Navidad improvisada) y ahora verán porqué.

Sitúense. Puente de diciembre. Una semana antes yo estaba con un trancazo de no te menees y no se nos ocurre otra cosa que irnos a Madrid, con las temperaturas bajo cero que daban. Resumen del viaje: cuando volvimos, Pichón con 39.5 y una semana sin ir al cole. Y la siguiente semana, una madre con algo de fiebre (además del embarazo) y sin ir al cole. Los virus nos dieron dos días de tregua, y justo después de dar el chupete a Papá Noel (oh si!!) Pichón con 39.5 y más durante casi una semana completa.

Así que el resumen de mi Navidad fueron fiebre altísima, paños fríos, noches sin dormir, Apiretal, Dalsy, cambios de humor como si el niño tuviera la regla… Y poco salir de casa. En Nochebuena improvisamos una cena para 3 con una compra de ultimísima hora en el supermercado de El Corte Inglés y una pastelería que encontré por ahí que es tre-men-da. Y el día de Navidad vinieron mis padres con las ollas del Cocido de Navidad a mi casa porque Pichón estaba otra vez con 39.5. Fantástico.

Y luego pues eso, trabajo, Nochevieja, trabajo, Reyes, y dos semanas de estrés a tope en enero… Y la baja. Así que es el momento de repasar mis propósitos para el año pasado:

  • “Seguir escribiendo, aunque siga sin leerme ni el tato.”Pues sí, me apunté a un curso de OyeDeb, no lo pude acabar por falta de tiempo… Pero me ayudó a profundizar en temas muy íntimos y Freudianos, que me trajeron muchos dolores de cabeza. E intenté seguir escribiendo pero, desde que me quedé embarazada, entre que tengo más trabajo y que me arrastro por la vida… Lo he llevado mal, la verdad.
  • “Ir en bicicleta”. A ver, ir he ido, aunque menos de lo que me hubiera gustado. Y he ido bien  y cómoda, eso sí, como no me ponga las pilas después del embarazo, el Pichón me ganará por goleada.
  • “Seguir con el rollo tirador de inspiración Wabi-Sabi, comprar menos, tirar más y konmari, mucho konmari…” Pues en eso estoy… Desde que estoy de baja no hago más que tirar, y aún no he acabado… ¿Me quedaré sin nada, solo con unos cuantos pares de bragas? Lo dudo señores, lo dudo…
  • “Hacer un viaje con @Rollingfood y otro con Mariditos.” Pues he hecho ambas cosas, la verdad. Con @Rollingfood estuve 48 horas en París y con Mariditos al final, en vez de viaje largo hemos hecho varias escapadas que nos han sentado de vicio. Eso sí, en cuanto número 2 esté encarrilado, hay que hacer un viaje en condiciones.
  • “Visitar a amigos a los que hace mucho que no veo, y cuidar a los que no hace tanto.” Pues eso lo he intentado, pero claro no he podido ir a San Francisco a ver a mi amigo T, ni a Madrid a ver a C tanto como quisiera… Pero bueno, la intención es lo que cuenta.
  • “Parar de vez en cuando.” En esto he suspendido, hay que ser franca.
  • “Hacer menos planes.” Esto sí que lo he hecho, y he vivido más relajada, la verdad. He vivido más sobre la marcha y mola, aunque a veces no queda más remedio que hacer planes…
  • “Intentar vivir en paz. Así, sin más.” Pues lo he intentado también, y bueno, a veces he podido y a veces no… Era de esperar. Pero en líneas generales… Lo he hecho.

Y llegados a este punto de reflexión y y exámen de conciencia, voy a desgranar mis propósitos de Año Nuevo (o ya solo medio nuevo):

  • Cómo no, seguir escribiendo. Entre otras cosas, porque Mariditos me ha regalado por Navidad escribir un libro, así como lo oyen. Algo corto, pero hay que hacerlo claro… Y porque este blog, que ni siquiera conocen much@s de mis amig@s más cercanos ni mi familia, cada día tiene más visitas, misteriosamente...
  • Que mi yo auténtico no desaparezca. Y esto tiene mucho sentido, porque ahora que voy a ser bimadre, corro un gran peligro de desaparición entre las demandas imperiosas de dos niños pequeños, el trabajo, la casa… Así que el verdadero propósito es cultivar mis aficiones y poder practicarlas, aunque sé que será solo de vez en cuando
  • Comenzar la operación #tremendaaloscuarenta cuando nazca número 2. Sí señores, necesito recuperar de nuevo mi cuerpo, que ahora parece el de una ballena azul, volver a hacer deporte de verdad, y reconocerme. Aunque el hashtag es muy bueno, no me lo nieguen…
  • Hacer ese curso de Lindy Hop que me prometiste Mariditos. Sí Mariditos sí, es a tí. En cuanto mi santísima fisio de suelo pélvico me lo permita, urge ir a Lindy Hop. Que no me olvido…
  • Vivir. Así sin más. Quiero jugar a los transformers con mi Pichón, achuchar a número 2, salir con Mariditos de farra, ir al concierto de Vetusta Morla de junio, brujear con Rollingfood, hacer croissants, aburrirme, leer, ir al curso de Cordón Bleu que me ha regalado Mariditos con mi amigo C… Sin preocuparme demasiado por el qué pasará, simplemente disfrutando.

Creo que este último será el más difícil, la verdad… Así que tarde, pero Feliz Año (casi) Nuevo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s