Enloquecida por mi vida (no) panarra

Esto es un sinvivir. A mí me encanta el pan, y desde que tengo uso de razón cocinillas y foodie, e intentado hacer pan de manera cíclica. Pero lo más normal, es que sea un auténtico desastre, así sin rodeos. De un tiempo a esta parte, me ha entrado la vena de hacer pan con masa madre, ¿y qué ha pasado? Pues que mis desastres van de mal en peor. Por eso hoy estoy Enloquecida por mi vida (no) panarra y ahora verán porqué.

Mi historia con los fiascos panarras es larga. He intentado hacer pan de Guinness, Brown Soda, pan normal, pan integral… Y ahora estoy metida en el tema de la masa madre. Mis panes solo han llegado a buen puerto cuando los hemos hecho mariditos y yo con una panificadora, pero claro, así cualquiera… Hemos hecho muchos tipos de pan, incluido pan integral, incluso una vez hicimos unos panecillos crujientes muy ricos… Cuando superabas la barrera cultural de que eran de color azul… Sí, no se nos ocurrió otra cosa que echarle colorante azul a ver qué pasaba…

La mayoría de mis panes han sido, porqué no admitirlo, bazofias incomibles. Recuerdo una receta de pan de Guinness en la que simplemente, mezclabas harina con cerveza. Al tío del vídeo le quedaba un pan ideal, alto, esponjoso… Y a mí me quedó una especie de ladrillito marrón, ultra compacto y duro, muy duro incluso recién sacado del horno. Luego recuerdo otra receta de Brown Soda que no quedó del todo mal, pero que al día siguiente era más un arma arrojadiza por su dureza que un pan. Y aun así, yo lo tosté y me lo zampé a duras penas. Porque si no creo yo en mí misma, ¿quién va a creer eh? ¿Quién?

Mis últimas aventuras han sido con la masa madre. Hay una bloguera que me encanta que tiene un montón de recetas riquísimas y que, sobretodo, hace un pan increíble. Además, ella lo hace natural porque ella lo es (y lo vale), con masa madre. La suya tiene nombre y vive en su nevera, y a mí eso me parece lo más de lo más, así que me dije: “es mi momento, debo sacar a esa panarra que vive en mi interior”. Y allá que fuí.

La primera vez hice todo el proceso y culminó en un pan con muy buena pinta, una corteza bastante rica… Pero que al día siguiente se convirtió en una cachiporra: más duro que una piedra estaba tú, no pude comerlo ni tostado ni al horno. Y lo que es peor, había gastado toda la masa madre. Así que me dispuse a criar más levaduras. Y vino el desastre.

Hasta en 5 ocasiones tuve que tirar la masa porque las bacterias malignas se habían adueñado de la masa y habían hecho moho, un caldo marrón asqueroso, o simplemente nada de nada. Probé con el bote tapado y sin tapar, y nada. De repente un día la cambié de sitio… Y maravilla. Burbujeó y creció (aunque no demasiado), se ve que le gustó la nueva ubicación. Hice un montón de masa y pude hacer un pan que… Estaba rico!!!! Y no demasiado duro (aunque al tercer día ya la cosa fue muy heavy de comer). Estaba acidito, y cuando lo saqué del horno lo dejé enfriar un poco (no del todo) y lo probé. Mmmmmm…. A mariditos también le encantó y mi panarridad subió como la espuma ese día.

Ahora tengo un bonito bote de masa madre que vive en mi nevera… Y apenas tiempo para hacer pan, a pesar de mis objetivos (imposibles) de hacer pan todas las semanas y no comprar nunca más palabritadelniñojesús pan industrial malvado, lleno de levadura artificial y conservantes.

Y así estoy yo, debatiéndome entre ser panarra y hacer mi propio pan every day o caer en la desidia y comprar de Mercadona, que parece pan, pero no sé yo muy bien si lo es. ¿Lo lograré? ¿O me convertiré en una panarra frustradísima? Seguiremos informando desde el bar de la china del polígono.

Anuncios

2 thoughts on “Enloquecida por mi vida (no) panarra

  1. Varios comentarios al tu genial post:
    1- Puedes comprar pan que no sea de mercadona y también será rico, en hornos donde hagan par artesano.
    2- ¿Cómo sabes que el pan de la bloguera está tan rico? ¿Lo has probado? ;P
    3- Si el pan te sale duro siempre lo puedes echar a la serda para que se lo coma.
    4- Te adoro

    Me gusta

    1. 1.- Un auténtico panarra no puede comprar pan en ningún sitio, va en contra de su religión.
      2.- Ese pan no puede estar malo, si lo está seguro que no tampoco existen las hadas y Kim Kardashian no se ha operado de nada.
      3.- Hay bazofias de las mías que no se comería ni la serda más hambrienta, más que nada porque si se las comiera, se le caerían los dientes.
      4.- Ay mi serdiiiiiiii

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s