Enloquecida porque mi niño no me come

Es un hecho y no puedo evitar no contarlo: mi niño no me come. Y lo que es peor, su mala madre solo consigue que coma con un método de lo más ruin: el chantaje. Si amig@s si, hoy estoy Enloquecida porque mi niño no me come y ahora verán porqué.

La cosa del Pichón con la comida empezó fenomenal. La teta era una maravilla, comía como una lima e incluso respetaba un horario, y no me hacía sufrir demasiado pidiendo cada 5 minutos como les pasaba a otras amigas. Cuando comenzó con las papillas la cosa también prometía ir bastante bien. Se comía todo, abriendo la boca con parsimonia, y mirando como si aquello no fuera con él. Fruta, verdura, carne, pescado… Se lo zampaba todo. Hasta los potitos fríos que dan un asco impresionante se comía el tío sin pestañear. Y entonces empezó el temazo.

Antes de cumplir un año, cuando me veía comer algo, me pedía. Y casualmente siempre era algo que no podía probar, porque no tenía edad: cosas de soja, frutos secos… total, que yo me hacía la loca y no le daba, o le intentaba engañar con otra cosa que sí podía comer. Y claro el tío, que de tonto no tiene un pelo, comía pero mirándome con cara de: “esta tía me la está dando con queso”. Y nunca mejor dicho.

img_3242-1Cuando cumplió un año, mi pediatra me dijo: “cuando te pida algo que tú estás comiendo y te preguntes, ¿podrá comerlo? ¿le doy o no le doy? Recuerda: de todo con sentido común”. Y eso hice: de todo con sentido común. Si me pedía nueces no le daba, pero fruta, paella, o cualquier otra cosa se la daba. Incluidos helados y dulces. Pero claro, Pichón no quería comer las cosas típicas de los niños: tortilla francesa, jamón york, hamburguesa, pechuga de pollo… Él en cambio quería gazpacho, pepino, tomate, fruta, zanahoria, yogur… Y yo encantada oigan. Le gustaban los helados, cierto, pero la cosa estaba muy controlada.

No sé en qué punto se torció la cosa. Yo intentaba que por la noche (que es cuando yo comía con él) probara cosas nuevas: tortilla francesa (o huevo sin disfrazar), carne o pescado a la plancha, verdura sin triturar… y durante un tiempo algo probó. Pero cada vez fue rechazando más cosas. Y en vez de ir a más, ha ido a menos. Antes comía sopa juliana y le encantaba, con trocitos de pollo, o paella con la verdura y la carne a trocitos, o verduras cocidas con pescado todo a trocitos pequeños… Y de repente empezó a rechazar todo, y el “no me gusta” o “asco”, se ha convertido en su bandera.

Y ahora estamos en un punto… Desesperante. No sé si es porque ha estado una semana entera con fiebre (y claro, el incubamiento también quita el hambre) o que ya le ha tomado el pulso a su (mala) madre. Ahora solo quiere fruta, yogures, galletas, pan, rosquilletas, sopa (sin nada, como mucho un huevo deshecho en ella y no siempre), pasta blanca, arroz (sin tropezones, of course) y lentejas de su iaia. Y por supuesto, dulces, cochinadas y papas, a eso nunca dice que no, ni rechista ni duda si quiera. Ah, se me olvidaba, y mocos. Se los come, los saborea y se parte de la risa mientras yo le riño como si no hubiera un mañana.

Me han recomendado de todo, pero no sé qué hacer para que coma más cosas y las cenas no se conviertan en un rato de agonía. Que lo deje sin comer, que le haga dibujitos con la comida, que pase de él y ya comerá, que le dé purés, que cuando sea más mayor ya comerá, que coma con él y lo mismo, que le obligue, que no le obligue… Y de momento, lo único que funciona es… El chantaje con dibujitos. Así de triste es. Seguro que a los 18 años come de todo, pero mientras tanto, me quita el sueño.

En mi cabeza resuenan los consejos de Rolling Food y el baby-led weaning (si tengo un número 2, fijo que lo pondré en práctica). Y yo que soñaba con llevármelo al Japón, a comer sushi a cholón con notros a eso de los 7 años… Me temo que tendrá que esperar, porque con lo asquerosito que nos ha salido… Me temo que su futuro como foodie no va a ser brillante…

Y vosotros, gente del ciberespacio y del internet en general, ¿qué haríais? Acepto todo tipo de briconsejos, ideas y sugerencias, siempre que no vayan contra el sentido común y el bien de los niñ@s. De verdad, como le digo a Rolling Food, que venga Basulto y lo vea…

Anuncios

2 thoughts on “Enloquecida porque mi niño no me come

  1. Que grande, pichón, comiendo mocos como si no hubiera un mañana XD.
    Más consejos, no sé, de lo poco que puedo aportar es que “la serda es buena” y algún día se dará cuenta de ello. 🙂 ❤

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s