Enloquecida por Jávea

Tengo pendiente escribir este post desde el verano, pero no me ha dado, ya saben que vivo Enloquecida. Pero Jávea, es lo más. O pi-Jávea, como decía mi amiga A. Lo cierto es que a mí Jávea me gusta desde hace mucho tiempo pero después de haber estado allí dos semanas sin parar, puedo decir tranquilamente que estoy Enloquecida por Jávea y ahora verán porqué.

Hace muchos que me gusta Jávea. Siempre había ido solo de fin de semana y sin hijos claro, porque no los tenía, y ya me encantaba. Es un pueblo grande pero no agobiante, con bastantes turistas, pero con espacio suficiente como para encontrar playas que no estén atestadas de gente. E incluso con calas recoletas y llenas de pinos, que poco tienen que envidiar a las de las Islas Baleares.

Mi favorita de todas es el Portitxol. El islote en el centro, el restaurante con vistas (ojo, reserva en cuanto llegues que sino no comes) y sus sardinas a la brasa no pueden hacer otra cosa que conquistarme para siempre. El agua es cristalina y, si miras bien, verás peces nadando junto a tus pies. Ambolo y la La Granadella son también lo más de lo más. E incluso El Arenal, por la tarde cuando ya no cae un sol de justicia, es una playa de 10 (y también un fantástico parque infantil).

Cuando hablamos de locales, ya la cosa se pone seria. Las primeras veces que estuve, iba acogida por mi amiga M y sus padres, y el plan era siempre el mismo: playa hasta que se iba el sol, ducha y de marcha. Qué días aquellos… Lo que me sorprende es que los sitios a los que íbamos siguen de moda rabiante… La Sal, un pub de noche y restaurante de día (si no me falla la memoria), Montgo di Bongo, un beach club al que puedes ir a cualquier hora y La Siesta. Éste es el que más me gusta a mí.

En La Siesta no echas de menos Ibiza. Tienen un beach club molón con camas blancas en las que tomar el sol sin perder la dignidad, y por la noche tienen copas y buena música. Respecto al restaurante, lo que más me gusta es que tienen de todo, pero no hay nada que digas: esto no vale nada. Y es que, generalmente, cuando un restaurante tiene de todo (y cuando digo todo es todo, de las bravas al chuletón pasando por el sushi) suele ser un mal síntoma y la cosa puede acabar mal. Es como la fritanga style: la cosa no suele acabar bien.

Pero aquí todo es aceptable. Los desayunos son un auténtico homenaje (recuerdo uno de lo más especial con mariditos cuando éramos novios) y tienen opciones healthy y también serda de la buena, a medio día tienen una gran variedad para comer y también para cenar. Y entre horas pues lo que quieras: helados, dulces, copas, cocktails… Que me busquen allí, que me encuentran seguro!

Un sitio nuevo que hemos descubierto este año y que nos ha encantado es Cala Bandida. Está al final del puerto, en un mirador sobre toda la bahía, impresionante, y decorado con luces de verbena… Por dentro es muy acogedor, parece el salón de tu casa, y se ha convertido en uno de nuestros favoritos en Jávea. La carta es más tradicional que la de La Siesta, incluye arroces (que no provamos porque fuimos de noche), tapas tendencia (de croquetas o bravas a ensalada de quinoa), smoothies, carnes o pescado. Lo que me flipó, y me quedó por provar, son sus desayunos. Tienen una pinta brutal, son enormes y con una variedad que me flipa. El día menos pensado me escapo de buena mañana y me voy a hacerme el brunch allí. Y luego ya si eso, no como más en el resto del día.

En Jávea conviven ese tipo de modernores con arrocerías de toda la vida, bares de pescado de marineros, como La Cantina del Puerto, donde el pescado es  muy fresco y está buenísimo. Tiene calles empedradas y estrechas, llenas de plantas, tiendas de marcones internacionales junto a tiendas de marineros y hornos de pan “de tota la vida” que le dan un sabor increíble a este pueblecito junto al mar. Y todo esto, junto a su paseo marítimo, lo que más me gusta de todo, lleno de preciosas casas de veraneo antiguas que miran al mar impasibles, y donde me imagino siempre siempre cómo sería vivir en alguna de ellas.

Y oigan lo demás de Jávea ya lo saben… Running detrás del Pichón, pocas ganas de volver a casa… Y ya buscando casa de alquiler para las vacaciones de este año

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s