Enloquecida por quemar la visa en el Black Friday (y wishlist de Navidad)

Si es que… No tengo remedio… Yo intento llevar a rajatabla esta nueva moda de tener pocas cosas, e intento comprar menos pero mejor… Pero claro, luego viene el Black Friday con un montón de ofertones y pasa lo que pasa. Por eso hoy estoy Enloquecida por quemar la visa en el Black Friday (y wishlist de Navidad) y ahora verán porqué. 

La verdad es que llevaba un mes muy bueno, solo había comprado cosas que necesitaba de verdad y en 15 minutos. Pero de repente empecé a ver que si 20% por aquí, regalo por allá… Y lo peor que pueden ponerte cuando compras online: unidades limitadas. Cuando pone esto y algo te gusta mucho, estás perdido, porque lo vas a comprar. Te crea urgencia, “se acabará” “esto que tanto necesito, no podré tenerlo nunca más”… Y aquí los que más y los que menos tenemos el dedo (o el ratón) bastante rápido… Y claro, nuestras visa y nuestras cuentas de Paypal se quedan en bragas. Es lo que tiene.

Por eso, he caído en el Black Friday. Lo primero que he comprado, son mis Best Seller’s en mi tienda de cosmética preferida: Olivia the Shop. Todo natural, ecológico, algunas cosas hasta veganas, y a ayudar a una mujer emprendedora que me parece que merece un monumento por su gran idea empresarial. Ole. Algún día les contaré todos los potingues de Olivia que me echo, porque es como tener un spa en casa. Palabra.

Después, entré en Oui Oui y compré cosillas para el Pichón que tenía ya vistas y oye, hay que aprovechar los descuentos para los reyes, así que piqué… con la lámpara cactus entre otras cosillas…  

Luego compré algunos regalos de Navidad como éste y otros que no desvelaré aquí en mi tienda Irish favorita, Avoca Shop. En Dublin es más guay que comprar online, pero claro, una no puede irse ahora mismo allí a pasar frío… Así que ale, a echar chispas mi pobre visa. Y luego me volví loca y entré a Victoria’s Secret a comprarme bragolas de furcia, porque ya saben que los puntos de glamour que se pierden por ser poligonera, hay que recuperarlos de alguna manera.

Conclusión: estoy broken, y eso que aún tengo que comprarle una chaqueta a Pichoncio. Por eso, para los generosos que me quieran enviar un regalo en Navidad, aquí está mi wishlist:

  • De Spell Byronbay me pueden regalar lo que quieran. Esto, esto, esto otro, este vestido en versión corto o largo, o alguno de los bañadores o bikinis.
  • De Lucía Be me gustan muchas cosas, pero de lo que más, su beauty pack, este amoroso jersey estos ganchos o estos o este precioooso ramo de flores.
  • Estos relojitos de Les Partisanes me tienen enamorada… Los de tamaño más pequeño, esos sí, hechos para chicas con muñecas pequeñas como yo…
  • De Avoca me gustan tantas cosas… Sus libros de cocina, los calcetines, las cositas chulísimas que puedes encontrar físicamente y la comida ríquisima que puedes comer en sus instalaciones. Por no hablar de sus mantas y bufandas… Y de lo más icónico es su “cute as a button”… Así que esta bolsa, tetera, azucarero y bol deben ser míos.
  • Y de Sézane… que me regalen uno de cada… 

Bueno y ya de paso… Si los Reyes se estiran, aceptaré un Chanel 2.55 o unos zapatos Valentino Rockstud… Aunque no creo que caiga… Ains qué bonica es la vida amb diners

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s