Enloquecida por Nozomi

Si es que… A mí me gusta más la comida japonesa que a un tonto un lápiz… Y cuando es la de Nozomi, más todavía. Es muy difícil encontrar mesa para este restaurante pero de verdad, que vale la pena todo la espera. Calidad, el mejor servicio, la mejor cocina… Y es precioso, y además esta vez he hecho alguna foto, ¿qué más quieren? por eso hoy estoy Enloquecida por Nozomi y ahora verán porqué.

Desde que abrieron Nozomi (incluso antes, cuando vi un artículo en la prensa) que estoy deseando ir. Pasaba por la puerta y babeaba, y muchas veces, Mariditos y yo en nuestros paseos de los viernes, entrábamos a ver si sonaba la flauta y nos podíamos quedar. Pero nunca sonaba. Al final, el primer día de la madre que celebramos me llevó por sorpresa, en plan, “vamos a ver si hay sitio”, y entramos y dice, soy Elias, y nos dicen “si, aquí tienen su mesa“. Y yo flipando, claro.

Este fin de semana volvimos a ir con unos amigos y volvimos a flipar. Con el ambiente zen, relajado pero sin imposturas, la deliciosa comida y claro, esta vez con la gran compañía de amigos queridos. Así todo es mejor. Voy a intentar contaos todo lo que comimos, ya que a cada plato la cosa fue a mejor… Y con lo que me gusta a mí (y a todos mis acompañantes) la comida japonesa… Pues fue una fiesta, la verdad.

Para empezar, probamos la tempura de soft crab porque una de mis amigas tenía curiosidad… Y lo cierto es que es una delicia. La carne de cangrejo fina con el crujiente de la tempura y la piel es brutal. A continuación una riquísima sopa de miso, que ya habíamos probado en nuestra otra visita y que, para mí, es de otro planeta de lo buena que está.

Probamos también Usuzukuri de dorada con aceite de trufa blanca, sashimi de gamba, calamar y vieira de una calidad superior, dos tipos de tartar, uno de atún picante y otro de emperador con pera, los dos riquísimos, pero a mí el de empreador con pera me sedujo, las cosas como son. Y luego llegaron los niguiris.

Tomamos el de salmón braseado con mayonesa de wasabi y huevas, el niguiri de jurel, el de pez mantequilla y uno extra de anguila que fue el broche de oro para una comida grande. Los niguiri de Nozomi son realmente los mejores que he probado, por la calidad del pescado, el equilibrio entre los ingredientes, el arroz justo… Soberbios. Probamos también unos rolls de cangrejo muy ricos, pero claro, nada comparado con los niguiris que te comes con las manos y sin salsa de soja, como los japos en los antrillos de sushi del mercado de Tsukiji.

Para acabar, helado de té verde, que yo de verdad, me lo comería a cubos enteros. Y todo regado con dos botellas de espumoso rosado de El Sequé, ligero, con mucha clase, muy fácil de beber y riquísimo… Yo, que estoy altamente desentrenada en estos temas del bebercio, tuve resaca. No les digo más. Ains, qué bonita es la vida contemplativa, el hedonismo y comer y beber con amigos…

PD: Bueno va, voy a ser honesta. Estas fotos tan bonitas no las he hecho yo, las ha hecho un buen amigo y mejor fotógrafo, ya les pasaré su web, mientras tato, les dejo su perfil de Facebook de Home Staging Castellón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s