Enloquecida con Momiji

Ay Momiji… La comida japonesa y los restaurantes japoneses en concreto, me enloquecen, es así. Es ver una sopita de miso, sushi hecho con anguila y ya empezar a salivar. Y como me planten un plato de Ramen ya es que entro en éxtasis. Por eso hoy estoy Enloquecida con Momiji, y ahora verán porqué.

Este verano ya saben ustedes que mariditos y yo cambiamos festival de música por quedarnos en casa, así de viejunos somos… Y además de ir a Quique Dacosta, pues el viernes por la noche nos pintamos la pestaña, nos vinimos arriba y nos fuimos a cenar a un japo, que es de lo que más nos gusta en este mundo mundial. Hacía ya mucho tiempo que queríamos ir a Momiji, pero siempre que habíamos intentado ir nada oye, alguien se ponía malo.

sushiTotal, que esta vez, improvisar surtió efecto y conseguimos ir. Está en un espacio un tanto frío, en los bajos del mercado de Colón, pero lo cierto es que la barra es muy agradable. Los valencianos no somos muy “de barra”, pero esta es muy cómoda, te permite cenar bien sentado y en un ambiente mucho más informal. Y viendo cómo preparan el sushi, que para mí siempre es un espectáculo.

Total, que allá que me pinté yo el morramen de rojo y nos pusimos a la faena. Para empezar, por supuesto una cerveza japonesa y un cuenco de Edamame, que está más bueno que las pipas. Y como a mariditos no le va mucho, yo tengo ración doble. Como estábamos en plan la casa por la ventana, regamos toda la cena con champagne, así porque sí. Que la carta de vinos es muy muy buena y hay que aprovecharla. Y respecto al sushi… Ay el sushi… Nada de moderneces, este sushi no es como el de muchas cadenas, con mucha moda y poca chicha. Aquí el producto es lo más importante,el pescado es muy muy bueno, el arroz está perfectamente preparado, la salsa justa, y bastante fiel a los sabores y texturas de la gastronomía japonesa.

Yo destaco la anguila, riquísima, lástima que no les quedara toro… Y el salmón y el atún excelentes. Como plato más interesante el postre, con un sabor muy japo: crema catalana de té verde, original y no demasiado dulce. Riquísimo. La casa por la ventana. Y es que es ver una bolilla de arroz con pescado encima y se nos apechuscan los entretelos…

Sin duda volveremos, aunque eso sí, creo que sin niños… Es un espacio muy abierto y muy apto para escapes equiparables a La Fuga de Alcatraz… Y nadie quiere lanzarse de cabeza a la fuente detrás de un pichón con un delicioso bocado de anguila, o de vieira en la boca…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s