Enloquecida por la maldita diástasis de rectos

Qué sensación más brutal cuando, una vez has dado a luz, empiezas a perder kilos de forma pasmosa. Hasta 10 kilos perdí yo en dos semanas, me sentía como esas modelos que, a los tres días de dar a luz, ya están otra vez estupendas. Casi nada. Hasta que de repente, tu cuerpo está igual que antes, o incluso más delgado, pero miras hacia la tripa… Y sigues teniendo un balón de fútbol. O vale, una pelota de balonmano, que es más pequeña. Y quieres matar al ginecólogo porque piensas que se ha dejado algo ahí dentro… Por eso hoy estoy Enloquecida por la maldita diástasis de rectos y ahora verán porqué.

En el embarazo me hablaron de esto y yo dije: “la di… qué de rectos???” Y pensé: “virgencita virgencita, que no me toque a mí”. Y me tocó. Como 7 meses después de dar a luz, hice la famosa prueba que vi por internet… y me metí casi tres dedos entre los músculos, a la altura del ombligo. Y entonces empezó la esquizofrenia, porque en casi todo lo que tiene que ver con embarazo, niños, o mujer en general, me da la sensación de que, según con quien hables, te dice una cosa u otra.

Después a esto
Una tripa parecida se te queda después…

Y mientras tanto ahí estás tú, con pérdidas de orina de vez en cuando (o frecuentes), o esa terrible sensación de “se me va a escapar” en el momento menos adecuado, desarreglos intestinales y dolor lumbar. Yo no podía estar una hora de pie sin sentarme un poquito. Pero es que “eso es normal después de estar embarazada, es lo que hay”, te dicen. Y punto pelota, que cada palo aguanten su vela. Seguro que si ciertas cosas las padecieran los hombres, se arreglarían con una simple pastillita. El machismo, para mí, también llega aquí.

Os voy a transmitir todo el conocimiento que he atesorado en este tiempo:

  • Hacer pilates después del parto no es bien. Al menos, no a los dos-tres meses de parir como yo hice yo, aunque sea pilates post-parto. Al parecer, eso me fastidió más la faja abdominal, igual que el ballet que he hecho durante un montón de años.
  • Correr después del parto tampoco es bien. Al menos hasta que pase un año, y yo empecé… A los 4 meses. Claro, el médico en ningún momento me dijo que no lo hiciera, a los dos meses me dijo: “ya puedes hacer lo que quieras” y yo le dije “¿correr?” “claro”, dijo él. “Y abdominales?” dije yo, “claro”, dijo él. Y yo pensé que había gato encerrado. En lo de los abdominales (afortunadamente) no le hice caso, pero en lo de correr si, Y de aquellos polvos, estos lodos.
  • Cada profesional al que vas, te dice una cosa. Es así. Vas a un fisio y te dice que no comas gluten, lácteos ni azúcar, o sea que chupes piedras, y que hagas los hipopresivos de esta manera. Vas a otro y te dice que los hipopresivos no se hacen así sino asá, y vas a otro y no sabe/no contesta. Total, que ahí vas tú de un lado a otro con tu tripa rota como pollo sin cabeza.
  • La dieta ayuda. Si, cortarte un poco con la comida ayuda y quita volumen de la zona conflictiva. Igual que los hipopresivos, que al final, van reduciendo el agujero, muy poco a poco, pero lo van reduciendo.

¿Y cuál es la conclusión? Pues todavía no la tengo. Ahora voy a probar un nuevo método del que que ya les hablaré si vale la pena, pero lo que sí que sé es que hay que hacer hipopresivos sí o sí, que hay que cortarse comiendo (un poco, no me sean bestias) si, o sí. Y hay que hacer algo de cardio para no ponerse como un barrilete sí o sí. Pero esto se lo digo yo como experiencia personal, que no soy ni fisio ni médico ni nada de nada. Que conste en acta.

Y que voy a seguir corriendo, poco, y anque no sea lo mejor. La vida no me da para hacer un deporte el mismo día a la misma hora cada semana, así que, hasta que me toque el Euromillón… Pues es lo que hay. Me pondré en modo mantenimiento y poco más. Y claro, haré hipopresivos hasta la náusea. Eso sí, cuando los hagan, cuiden de que su hijo kamikaze no ande por ahí, porque al menos el mío, se me lanza en plancha cuando estoy en el suelo o, si estoy de pie, mete el dedo en el ombligo (pero hasta que toca pared y duele) y grita: riiiiinnnnnngggggggg!!!!!

Anuncios

2 thoughts on “Enloquecida por la maldita diástasis de rectos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s