Enloquecida por los horres fashionistas

En serio, señores del Vogue, Telva, Harper’s y compañía: no nos hagan esto. El chándal con tacones nunca es bien, ni para un street style de una semana de la moda ni para ir al Pryca. Never ever. Por muy de Vetements que sean. Y es que cada vez que veo una galería sobre esto se me apechuscan las entretelas. Por eso hoy estoy Enloquecida por los horrores fashionistas y ahora verán porqué.

Sé que luego me tirarán en cara todo esto que voy a decir, y que me acabaré viendo monísima con todas estas cosas terribles que ahora voy a enumerar… Pero es que así, de primeras, me parece antiestético. Casi casi tanto como los botines con falda, las bomber o los crop top. Y luego vas como una loca buscándolos por todo internet, como si no hubiera un mañana. No tenemos remedio, de verdad.

Pues bien, voy a enumerar a continuación los horrores fashionistas que más me desagradan últimamente (y que seguro que luego acabaré poniéndome, y sino tiempo al tiempo):

  • La tendencia pijama. Ante esto, solo puedo decir: muerte a la tendencia pijama. El pijama está hecho para utilizarlo en pocas ocasiones: cuando una está en su casa y no va a salir ya, cuando una va a una fiesta de pijamas, o cuando una va a una clase de danza contemporánea. Solo entonces se puede ir en pijama, de verdad. Esos pantalones sin forma hacen gorda hasta a las más flacas entre las flacas, y  a las que tenemos caderas más bien anchitas ya te digo… Así que olvídalo.chandal y tacones
  • Ugly Shoes: ¿De dónde coño han salido, que alguien me lo diga? ¿Qué clase de mente maléfica los ha inventado? ¿Dónde quedaron los lazos, las telas preciosas forrando bailarinas, los tacones finos, las puntas afiladas, incluso ese otro engendro que te impide caminar pero que queda precioso, el zapato tipo mule (tipo chancleta, vaya)? Que digo yo, que serán comodísimos, pero no hace falta que sean tan feos. Incluso los zapatos Masai que se pusieron tan de moda hacer unos años, eran más monos (oh Dios mio, qué estoy diciendo!!) que los malditos Ugly shoes. Me niego a ponérmelos.

Y hoy, para acabar…

  • El chándal con tacones. Un clásico. Arreglá pero informal, como buena choni de polígono. Señores de las revistas y fashionistas en general: ¿se lo han pensado bien? ¿En serio quieren que hagamos esto? ¿Que mezclemos los Manolos con pantalones de chandal, aunque sean de Armani, de Nike o de Vetements? Athleisure lo llaman, qué cachondos. ¿Que vayamos de boda con pantalón de chándal? Apaga y vámonos. Una cosa es superponer un top lencero sobre una camisetita de manga corta blanca (muy noventero y cómodo, no se te ve el suje) y otra mezclar churras con merinas. Porque ellas lo hacen todo con prendas carísimas y monísimas así sacadas de contexto, pero imagínense cuando esa tendencia salga del círculo fashion y de los influencers y llegue al pueblo llano, al cesto de oportunidades, al centro comercial de barrio, vaya. Se me hiela la sangre de pensar solamente en ver a esas hordas de adolescentes, o de madres que se creen fashion, con sus pantalones de chándal de tactel y sus zapatos de novia, y así de paso se apuntan también a la tendencia vintage. Cual apocalipsis zombie, yo correré a ocultarme en el último rincón hasta que los caminantes blancos hayan ido a otro lugar a buscar cerebros que comer.

He dicho. Y mientras tanto, rezaré para que vuelva la Línea A de Dior, los vestidos años 20 tipo Charleston, incluso los looks beatnick, o los mod, rocker… Vade retro, horrores fashionistas!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s