Enloquecida con El Poblet de Quique Dacosta

Una ya no está para estas cosas. El sábado cené un menú es-pec-ta-cu-lar en El Poblet de Quique Dacosta y mi cuerpo se ha plantado con tres días de dolor de tripa y desórdenes intestinales que mejor no explicaré. Pero no porque comiera nada en mal estado, Dios me libre… Sino porque una es viejuna y ya no puede comer tanto como cuando era jovensuela. Aun así, hoy estoy Enloquecida con El Poblet de Quique Dacosta (o “el diario de una fartá”) y ahora verán porqué.

Nosotros, en un principio, nos íbamos al Low Festival mano a mano, como si fuéramos novios. Pero dos de los conciertos que más nos interesaban, los señores organizadores los habían colocado viernes a las 22 (cuando probablemente todavía no habríamos podido llegar a Benidorm) y domingo a las 23 horas… Y si entramos a trabajar el lunes a las 7 (y mariditos a las 4.30!!!!) pues como que no. Así que vendimos las entradas con mucho pesar y decidimos dedicar el finde a hacer las cosas que no se pueden hacer con un niño de 2 años: salir a cenar con calma, dormir hasta la extuación… vida marital, vaya. Y el sábado, después de una odisea que prefiero obviar, acabamos cenando en El Poblet de Quique Dacosta.

DSC_0019No era la primera vez que íbamos, lo habíamos visitado ya en alguna edición de Valencia Cuina Oberta, pero esta era la primera vez que íbamos a la carta. Nos comimos todo lo que os voy a poner (y comentar) a continuación, que es el menú más largo, regado con cerveza artesana y una botella de PSY (ya que vamos, no nos vamos a andar con chiquitas) riquísimo. Ya saben que soy un desastre con las fotos, así que la que he tomado prestada a dgusta2. ¡Gracias! Menos mal que hay gente que hace buenas fotos…

  • Pétalos de rosa y gin tonic de manzana: Esto ya lo habíamos probado en Quique Dacosta en Denia, pero siempre es espectacular…
  • Rompepiedra de caballa: Un poco menos explosivo que su hermano mayor de Denia, pero igualmente rico, y con un sabor a wasabi increíble.
  • Nieve de tomate: Este plato me encantó. Un sabor a tomate riquísimo, con texturas líquidas, crujientes, con un toque ácido pero sin pasarse… Fresco… Para mí muy equilibrado.
  • Almendras: Esto realmente fue de lo que más me gustó. Te sacan un platito chiquitito, como para poner encima una tacita de cafe, con cuatro almendras crudas y una salsita. Pero el crujiente de la almendra cruda con el sabor de la salsa y la gelatina del fondo es  increíble. Sabe a almendras de las que sacas de la cáscara y aún están un pelín verdes, con un recuerdo amargo pero en absoluto desagradable. A mariditos le recordó exactamente “a cuando comía almendras en el pueblo”. No digo más.
  • Buñuelo líquido de bacalao: Sabor increíble a croqueta de bacalo “de tota la vida” que te estalla literalmente en la boca. Una delicia.
  • Bosque animado (Versión mini): Su hermano mayor es más rico y espectacular, pero sus verduras all dente y su sabor a hongo y a tierra sigue siendo muy bueno.
  • Cubalibre de foie (Versión mini): Un icono de Quique Dacosta, rico pero para mí demasiado pesado.
  • Piedra de parmesano: Nunca fallan.
  • Hoja de tabaco y toro: Esto fue delicioso. Una especie de taco japonés, con un sabor increíble a mar y a dulce indescriptible… Japón en tres bocados.
  • Sopa fría de cerezas: Este fue otro de los platos que más me gustaron. Un gazpacho de cerezas con el toque exacto de fruta y de vinagre y ayudado por tomates cherry absolutamente deliciosos, hojas de hierbabuena… Es fresco, herbal, un poco dulce, un poco ácido… Para mí maravilloso.
  • Gamba roja de Denia hervida – Té de bledas: Un plato espectacular. Una gamba hervida en un plato con hielo seco y un olor a mar impresionante (por no decir un taco). La gamba increíble, hasta chupé la cabeza. Y el té de bledas muy, muy original. Luego me relamí.
  • Salmonete con perlas de su cabeza: Otro de los platos que más me gustaron, pero es que yo soy una fan incondicional del salmonete…

(a partir de aquí yo ya estaba completamente full… Y quedaba lo más contundente…)

  • Callos de bacalao: Este plato fue de los que menos me gustaron. La cantidad era pequeña, pero para mí un poco graso y picante… Se lo acabó mariditos.
  • Arroz cenizas: Original, pero no me marcó como otras cosas que probamos.
  • Presa ibérica y torrefactos: Muy rico a pesar de que no soy carnívora.
  • Melocotón de viña: Esto no lo pude probar porque soy alérgica 😦 En su lugar me pusieron yogur y violetas, que es delicioso, y que ya había probado en Vuelve Carolina. Y es que el caramelo de violetas siempre es tan delicado…
  • Café, chocolate y mascarpone: Delicioso, aunque estaba tan llena que no me lo pude acabar. Mariditos acabó con todo, cómo no…
  • Petit fours: En serio, los palitos de canela son un vicio. Quique por favor, comercialízalos!!!!

Una cena impresionante, como siempre que hemos ido. Vale la pena y mucho para una ocasión especial… O cuando estás sin niños y te sientes sibarita. Seguro volveremos! Eso si, menú corto por favor, que una ya no está para estos trotes…

Anuncios

2 thoughts on “Enloquecida con El Poblet de Quique Dacosta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s