Enloquecida por el restaurante peruano Ancón

La comida peruna… Solo de pensar en ella salivo… El ceviche, los platos con quinoa (sopa, ensaladas…), los bocadillos de La Lucha, los guisos, y mi preferido: las causas. Cuando mariditos y yo fuimos allí de viaje de novios, la comida fue una grata (súper grata) sorpresa, pues no teníamos ni idea de lo buena que era la gastronomía peruana. Por eso, cuando abrieron un peruano en el barrio, nos vinimos muy arriba. Y hoy estoy Enloquecida por el restaurante peruano  Ancón y ahora verán porqué.

Llevábamos ya varias semanas intentado ir a Ancón y nada oye, siempre a tope… Y al fin lo conseguimos. Intentamos hacerle a Pichón la estrategia del paseo para que se durmiera… Pero no funcionó. Buena cena nos esperaba.

El personal fue muy amable, le pusieron una trona al bicho, y nos dejaron a la entrada, donde hay un pasillito por el que Pichón corrió que se las peló (y nosotros detrás, claro). Nos dieron manteles de papel para que pintara y se rieron amablemente ante nuestros esfuerzos para que no pintara las paredes. Quiere extender su arte por el mundo el niño, y no dejarlo solo en las paredes de mi casa cuando nos descuidamos…

Pero vamos a lo importante: el comercio y el bebercio. Tenían (bendita) cerveza Cuzqueña y por supuesto la bebimos. Ese matiz tostado me encanta, la verdad. Y comenzamos la cena con unos granos de maíz frito de los gordos, que puedes ver en muchos lugares en el país de Wendy Sulca.

restaurante-anconDespués tomamos causa de cangrejo, ceviche de corvina y empanadillas de ají de gallina. La causa estaba realmente muy lograda, con la patata muy bien trabajada y la salsa. Puede parecer muy fácil de hacer, pero yo he probado en casa… Y tiene su dificultad, no se crean. La empanadilla muy jugosa y rica, y el ceviche también aunque, para mi gusto, le faltó un poco más de cilantro. Me encanta que tenga un punto fuertecillo, qué le voy a hacer.

Después tomamos un excelente pulpo a la brasa y carne desmigada y guisada con tortitas (soy muy muy mala, no recuerdo el nombre…) que también estaba muy bueno, y que era muy parecido a los tacos mexicanos. Mariditos, que es muy goloso, acabó con un clásico Suspiro a la limeña, no podía ser de otra manera.

Faltaron la Chicha Morada y los Piscosour, pero con un niño que corretea, trata de escaparse fuera del restaurante y de pintar las paredes… tomarse un pisco puede ser una trampa mortal.

Volveremos seguro. Es comida casera muy fiel a la original del país, sin la sofisticación de otros peruanos en España, como los de Gastón Acurio, pero muy bueno. El próximo día a comer chifa y beber pisco… Pichón mediante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s