Enloquecida por viajar sola

Ains viajar… Qué bonito es. En familia o sin ella. Tengo que anunciarles que ¡¡¡¡He vuelto a viajar sola!!!! Cuando una es madre las cosas se complican sobremanera y esto es toda una proeza. Una vez dejé de sentirme ansiada, agobiada, nerviosa… enloquecida, vaya, lo pasé genial. Y es que hoy estoy Enloquecida por viajar sola, y ahora verán porqué.

Hace ya muchos meses, el pasado septiembre, mi amigo y compañero de piso T me dijo que se iba a vivir a China. Así de primeras pensé “era de esperar” siempre está pensando en una nueva aventura y ya lleva mucho tiempo en Amsterdam. Y de repente se me encendieron todas las alarmas: había muchas papeletas de que no le volviera a ver en muchos, muchos años. Si es que le volvía a ver. Es un defecto muy humano: no darnos cuenta de cuánto valoramos algo o a alguien hasta que tenemos miedo de su pérdida. Parecía que tenerlo en Europa le hacía estar “a mano”, a dos horas de vuelo, pero China ya… Es harina de otro costal.

Por eso nos entró el ansia viva: Tenemos que vernos. Pero fue imposible. Yo no pude cuadrar la logística, precios de billetes desorbitados. Y él menos todavía, con una mudanza que hacer y una boda de por medio. Total, que nos prometimos que, cuando viniera a Europa por negocios, nos veríamos. Y llegó ese día.

img_1343Compré el billete con ilusión tras hablarlo con mariditos… Y empezaron los miedos. A un ataque terrorista. A que me secuestre una mafia de trata de blancas. A que llegue el apocalipsis zombie y me pille separada de mariditos y pichón. Al divorcio… Básicamente a todo. Lo comenté con alguna amiga y escuché la frase fatídica: ¿¿¿¿¿¿Te vas sola??????? ¿¿¿¿¿Porqué no te vas con tu marido y tu hijo?????? ¿¿¿¿¿¿O al menos con tu marido???? Gracias, amigas, por tanto apoyo.

Y es que yo antes no tenía ningún problema con viajar sola. No me lo pensaba dos veces, hacía la maleta y adelante. Pero ay amigas, de esto hace ya 6 años, y no tenía a mariditos ni a pichón. Ahora me entra el telele solo con pensar en dejarlos. Palabra. Y la sociedad en general no ayuda tampoco. Ellos no tienen problemas, si se van de viaje solos, bien sea por negocios o por placer, solos o acompañados, no hay problema. Pero tú, ay tú malamadre… No sabes las miraditas que vas a tener soportar.

Total, que andaba yo completamente nerviosa y enloquecida… y va el día antes del viaje y se cae un avión en el Mediterráneo. Todo era histeria, todo nervio. Total noche casi sin dormir porque hasta que no se durmió pichón no pude hacer la maleta. Madrugón (superior a mis cotidianos madrugones) para coger el avión y luego… Paz. Ya no recordaba lo relajado que era viajar sola. Me leí más de medio libro de Juego de Tronos (que son gorditos) solo en los viajes de ida y vuelta. Y encima viajé con una de esas compañías que te dan de comer y beber en el avión. Un lujo asiático.

Berlín es lo más. Es una ciudad atípica, con edificios nuevos y viejos muy mezclados, monumental e, indudablemente, con un pasado apasionante. Eso sí, 48 horas no dan para prácticamente nada si quieres ir con un poco de calma. Yo, que iba con bastante calma, solo pude visitar la Puerta de Brandenburgo, Tiergarten, la plaza-monumento-museo de los asesinatos judíos, Alexander Platz, el Reichstag (por fuera solo), la Isla de los Museos (lástima que las salas que quería visitar en el de Pergamon estaban cerradas), el río, Checkpoint Charlie, el barrio de Kreuzberg, Postdamer Platz y el barrio de Mitte. Éste fué el que más me gustó sin duda ninguna. Preciosos patios, muchos bares y restaurantes, tiendas y modernor en general. Sin duda, tengo que volver.

Total, un fin de semana genial. El viernes pude dormir del tirón, el sábado salí y acabé en una terraza de Alexander Platz, planta 14 con súper vistas de la ciudad. Comí Currywurst y otras delicias alemanas que mi culamen me impide comer en Valencia y me lo pasé teta. Y lo mejor, llegó cuando bajé del avión en Valencia. Un niño asilvestrado vino corriendo hacia mí portando un paquete de papas. Lejos de venir a darme un beso (ilusa), el pichón solo quería que jugara a pillar para partirse de la risa mientras le persigo. Benditas risas de bebé.

Anuncios

3 thoughts on “Enloquecida por viajar sola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s