Enloquecida por ser poligonera

Ains señores, si es que yo me esfuerzo y mucho, me leo el Vogue (cuando me deja el pichón), miro (y a veces hasta compro) en tiendas francesas online super chic, me leo libros de estilo, le doy la vuelta al armario cada temporada y me posee el método Kon Mari… Pero ahora que el chándal con tacones está oficialmente de moda, estoy Enloquecida con ser poligonera.

Y es que me he dado cuenta de que, desde hace unos años, me he vuelto poligonera. Empecé muy bien mi vida laboral, trabaja en pleno barrio noble de Madrid, en la calle Juan Bravo con Príncipe de Vergara, y allí habité durante varios años en varias empresas, con compañeras a cuál de todas más chic y almuerzos del Starbucks o del Delina’s. Quién me iba a decir a mí entonces que acabaría comiendo bocatas de tortilla de queso de la china del polígono.

Cuando trabajaba en el periódico y en la agencia de noticias, eso ya era glamouroso per se. Almuerzos en el Ritz o en el Palace (tenía fichado hasta dónde hacían el mejor zumo de naranja o los mejores croissants), visitas a palacios o a dependencias estatales/autonómicas a diario. Qué bien quedaba cuando, hablando con una amiga por teléfono le decía “un momento Maripuri: por favor, al hotel Ritz“. Mi interlocutora se quedaba con la boca abierta.

chandal y tacones
Foto de Elegancehunter.com

Luego empecé a trabajar desde casa cuando nadie lo hacía y en el barrio de moda en mi ciudad. 25.000 puntos de glamour de golpe. Ahí estaba yo en mi casa, como la mismísima Carrie Bradshaw me imaginaba yo cuando venía mariditos (que entonces no era marido, claro) y me traía flores después de su trabajo. Si es que, yo antes molaba…

Y desde hace unos años… El desconcierto del polígono… Todo desangelado… El Starbucks (o cafetería mona que se precie) a 20 kilómetros… Lo único que hay son dos gasolineras y el bar de la china que hace comida española. Donde hacen bocatas a la brasa de embutidaco, chuletas de cordero y all i oli. Nada de muffins. Nada de pan con semillas de amapola. ¡¡¡¡¡Dios mío, por qué me has abandonado?????

Primero claro, cambió mi estilo de vida. Vinieron los madrugones, lo de ir andando a todas partes, se acabó de momento. Y luego vino lo más trágico: la crisis de estilo que aún arrastro un poco. Porque… ¿Dónde voy, a las 6.30 de la mañana, con un vestidito de flores y tacones? ¿A subir la escalera de la fábrica y que me vean las bragas desde abajo (esto HA PASADO)? No, gracias. Y lo más importante: ¿quién en su sano juicio hace un look decente o se pinta la raya del ojo a las 5 de la mañana y en penumbra? Que venga la egoblogger que quiera y que me lo cuente…

Así que he dicho hola a los pantalones y zapatos masculinos, a los vaqueros boyfriend y a los monos, a las perfecto de cuero y las botas de cremalleras, todo con un punto macarra y (cuando el sueño lo permite), labios rojo valentino pintados en el ascensor. También he abrazado mis nuevas costumbres: Los bocatas de obrero de los viernes (de la china o del bar “Los Camioneros”) y bajar al pueblo cuando necesito contacto con la “civilización”. Y cuando ya necesito un café del Starbucks… De vuelta a casa, paso por el centro comercial.

Y por qué no, ya que estoy… Me plantaré mi chándal de Pink (no da para uno de Vetements) y mis Manolos, que combinan a la perfección… Y así seré la más mona del polígono. Porque yo lo valgo. Lo que no sé es qué dirán los operarios de la fábrica cuando me vean bajar de esta guisa a pegar documentaciones en los palets, con mi chándal y mis tacones, arreglá pero informal

Anuncios

6 thoughts on “Enloquecida por ser poligonera

  1. Me meo, tía. Y te entiendo TANTO. Ahora que he dejado mi trabajo para centrarme en lo que me queda de carrera mi vida pasa entre pantalones de chándal para estar cómoda en casa estudiando y mallas de deporte para ir al gimnasio. Se ven de vez en cuando unos vaqueros o unos botines cuando tengo que ir a la uni pero tampoco algo muy elaborado porque ánde vas a ir arreglada a la universidad. ¡Con lo monina que iba yo a currar! En fin, qué asco cómo cambia la vida.
    Tienes un muy buen blog y muchas gracias por enlazarme en la foto, no mucha gente lo hace.
    Que tengas un buen día 🙂

    ¡Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s