Enloquecida por el morbo de ser una “hater”

Que levante la mano quien no tenga un contacto en Facebook-Twitter-Instagram-laredsocialquetedelagana a quien, después de un tiempo, no comenzó a odiar de forma íntima, casi hasta con cariño. Alguien, empresa o persona, de quien se espera sus publicaciones… Para reírse, sol@ o acompañad@, pero en un tono jocoso y bromista, y no como el típico “hater” que pone comentarios insultantes. Pues eso, que hoy estoy Enloquecida por el morbo de ser una “hater” y ahora les contaré porqué.

@Yoserechantal y yo, entre otras muchas cosas, somos compañeras de odio. Y es que ya es tradición “bromear” con ciertos perfiles que podemos encontrar en nuestras redes sociales: gente que dejó de ser nuestr@ amig@ pero que seguimos teniendo en contactos, especímenes varios… y últimamente ciertos perfiles de instagram de “influencers” (por llamarlo de alguna manera…) de “alimentación saludable y fitness“.

No vayan a pensar mal, ejercemos de haters pero en la sombra, entre nosotras. Somos odiadoras de whatsapp, de mensaje privado en Facebook, y de quedar para comentar y reirnos lo más fuerte que podamos. Así sin más, nada de comentarios feos ni insultos, que tampoco vamos a hacer daño, eso es para trolls y acosadores.

Y tengo que decir que nuestro odio es, muchas veces, hasta razonable. ¿Es o no odiable escribir un post de 100 palabras llenito de faltas de ortografía y gramática? ¿Es o no criticable llamar a toda una civilización con un legado impresionante “tribu“? ¿Es o no censurable lanzar mensajes muy cuestionables sobre salud y decir cosas como que el pan tapa? Qué tapa, ¿el bocata o el cerebro? No me tiren la primera piedra, seguro que a ustedes también les pasa…

En fin, que @yoserechantal y yo llevamos una semana especialmente odiadora con esos perfiles en los que, gente “perfecta” se hincha a “proteína Ovowei” (qué coño es esto?? y cómo se escribe??) y dicen que la tortilla de patatas es el diablo con rabo, igual que sus amigos infernales gluten y leche no vegetal. Y todo esto, mientras zampan bocatas de bacon (de pavo, pero bacon al fin y al cabo, y grasiento por supuesto), con “pan” hecho de coliflor frita en aceite de coco o alguna otra superfood que desconocíamos.Ovowei

Chantal, que es nutricionista y defensora ultra de la dieta Mediterránea,  y yo nos partimos la caja de la risa al ver esas fotos mal hechas de espagueti con tomate frito solís que luego todo el mundo les comparte y les comenta con admiración. Ella dice que todo el mundo tiene derecho a opinar sobre cualquier tema porque “las opiniones son como los culos: cada uno tiene la suya“, incluso aquella gente que no tiene ni idea de un tema. Y todo el mundo tiene derecho a escribir un libro, aunque nadie lo vaya a leer. Las redes sociales y los influencers se nos han ido de las manos.

Ella también se ríe de mí y me echa la bronca cuando yo, que enseguida me enloquezco, me compro barritas de proteínas o me empeño en dejar la leche de vaca. “¿Qué quieres que te adelgace, el cerebro???” Me dice ella. Y tiene razón. Yo la tengo a ella, pero hay gente que sigue estas modas y a estas personas, que no son nutricionistas ni nada parecido, y creen a pies juntillas sus consejos de gimnasio y bote de pastillacas mientras ponen en riesgo su salud (física y mental).

Mientras existan esos especímenes… Chantal y yo seguiremos quedando para reírnos de sus tortitas de Ovowei, mientras zampamos serda 😉 Y qué bien que lo pasamos oigan…

Anuncios

One thought on “Enloquecida por el morbo de ser una “hater”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s