Enloquecida por Ramen Kuma

Quien me conozca en la vida real o en este ciberespacio sideral sabrá una cosa: me gusta la comida japonesa más que a un tonto un lápiz. Por eso, cuando abren un nuevo japo en Valencia, especialmente si está en mi barrio, el poble de Russafa, no paro hasta que voy. Por eso estoy Enloquecida por Ramen Kuma, y ahora les explicaré porqué.

Hace muchos, muchos años (les recuerdo que soy una viejuna) estaba yo un fin de semana en casa de mi amigo H en París. Y él, que siempre ha sido muy cool, me llevó una noche a probar el sushi cuando en España eso solo salía en las películas. Y la verdad es que me pareció raro, pero me encantó. Esa noche fue la de mi desvirgamiento en lo que a comida japonesa se refiere, aunque el ramen no lo descubrí hasta que fuí a Japón en un viaje increíble que igual algún día les contaré.

La verdad es que en el invierno japo, con un frío considerable y una humedad impresionante, los tazones de ramen se agradecen tanto como las tapas de wc calefactadas (sí, en lo escatológico, Japón es un sueño hecho realidad). Después de ese viaje, aquella comida que solo veías en los dibujos se volvió de mis favoritas e incluso me apunté a cursos para aprender a hacerlos en casa (y deleité a mis amigos y familia con alguna comida-cena japo).

Ramen

Por eso me pone tan rematadamente feliz que a 10 minutos de mi casa haya un bar de ramen, donde poder sorber los fideos y beber el caldo. Los fideos de Ramen Kuma son muy muy buenos. Pasta de calidad con huevo cocido al punto perfecto. Un cuenco gi-gan-te que es imposible acabarse, como en Tokio, verduras crujientes como topping, frescas y sabrosas. Un cerdo chasu que sabe a gloria, a mucho tiempo en el horno y a calidad. Y naruto bastante bueno, aunque no llega a ser lo de Japón (había de todos los colores y formas), pero fuera de lo común también.

Si acaso, si hay que criticar algo… criticaría la carta demasiado corta y el caldo, que si hubiera tenido un pelín más de enjundia hubiera sido maravilloso (personalmente, me gusta que el caldo tenga sabor, peo mucho, y rock and roll).

En cualquier caso, creo que comer en Ramen Kuma o su restaurante pariente, la taberna japonesa Tora, es lo más parecido a comer en Japón que te puedes encontrar en Valencia, con cerveza japonesa y postres japos de lo más raros (que a la gente no le gustan nada, pero a mí sí). Siempre, siempre, recomendable para enloquecer tu paladar.

PD: Queda una semana para Carnaval. Las pesadillas son ya diarias. Que Dios nos pille confesados.

Anuncios

2 thoughts on “Enloquecida por Ramen Kuma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s