Enloquecida por las estupendas

Sabes perfectamente de quiénes te hablo… Cuando caminan, un aura dorada parece que flota a su alrededor… espigadas, esbeltas, siempre perfectas, se contonean en los festivales de música, en las playas, en las calles comerciales y hasta en los parques infantiles. Esta semana estoy Enloquecida con las estupendas, esa especie extraterrestre de mujer.

Estupendas, ¿nacen o se hacen?

Estupenda se nace, esto es así. Algunas bebés ya apuntan maneras, pese a la torpeza que exhiben al aprender a caminar, pero las estupendas suelen ser hijas de idem, y ya puedes vislumbrar en qué se van a convertir. Y es que hay que ser, como mínimo de otra pasta, para llegar a las 7 a la oficina perfecta, con la pestaña pintada, la camisa planchada y subida a unos tacones de 10 centímetros.

Ellas están perfectas hasta en pijama, van conjuntadas al gimnasio y no las pillas en un renuncio. Son las típicas que, a los tres días de haber parido, ya llevan sus vaqueros. Y claro, los pequeños hobbits como yo, en nuestro fuero interno, las odiamos. Pero sin rencores, eh? No es nada personal.

Estupendas

¿Cómo reconocerlas?

No hace falta buscarlas: ellas llaman la atención por sí mismas. Pelo perfecto, o peinadísimo o desordenadísimo, pero perfecto. Ni la parisina se viste igual de bien que ellas, es más, seguro que la parisina se inspiró en alguna de ellas. Cada una con su estilo, siempre van bien vestidas, peinadas y maquilladas estratégicamente para que no se note que van maquilladas.

Llaman especialmente la atención en los festivales de música. Tú vas con tu short desgastado y te crees la reina del mambo. Pero ellas es como si fueran al mismísimo festival de Coachella. Con cuñas que dicen “son comodísimas”, sombrero, chalecos de flecos que les quedan perfectos… Y tú mientras, con tu camiseta de “Fans de John Boy” y tus converse de cuando eras adolescente creyéndote moderna… Y un cuerno.

Ellos son majas… Cuando te las encuentras en el parque después de un montón de años, con sus hijos, lo puedes comprobar. Ellas elegantes, atléticas, con sus hijos perfectos jugando en los columpios sin espatarrarse, sin que sus hijos se ensucien (o les ensucien, o les mojen…) te saludan con una amplia sonrisa y te dicen “estás igual!!” Y tú piensas: ¿igual??? Miras tu abdomen, tu celulitis y tus patas de gallo y dices: “ni de coña”. Y te vas a casa a llorar, porque ellas además, son encantadoras…

Y qué hacemos las demás mortales?? Pues admirarlas, leer La Parisina o el libro amarillo… Y pensar que en otra vida, dejaremos de ser Hobbits y nos mudaremos a Rivendel cavalgando en nuestro caballo blanco.

Anuncios

2 thoughts on “Enloquecida por las estupendas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s