Enloquecida por las medallas

El domingo me dieron una medalla. A mí y a las 10.000 y pico personas más que acabaron la media maratón de Valencia, aunque no ganáramos… Para algunos no será nada excepcional, pero para mí lo es, ¿saben? no suelo ganar nada, y menos medallas… Aunque premien solo el haber llegado a la meta. ¿No tendríamos mucha más motivación acaso si, cada vez que logramos algo con nuestro esfuerzo, nos dieran una medalla?

El que ganó, acabó en algo más de 59 minutos… El tiempo en el que yo hice 10 kilómetros. Ese se merece una medalla pero de las gordas! Ver para creer… Lo ví antes de empezar la carrera en el grupo de profesionales. Todos parecían gacelas, delgadísimos, no mucho más altos que yo (1,60 como mucho…) y con unas piernas que les salían de las axilas.

Pero volvamos al tema que nos ocupa. 21 kilómetros no es nada. Es la distancia que hago en coche cada día hasta mi trabajo (más o menos), es la distancia del centro de Madrid a Parla. Y son, con unos metros más una media maratón, que conseguí acabar con bastante dignidad a juzgar por las fotos de la carrera, y que no voy a enseñar aquí por puro pudor (ya saben sudada a tope, despeinada, con ropa de deporte y muy poco glamour).

Mariditos me hizo de (fantástica) liebre, me cogió las botellas de agua, me preparó un mejunge de bebida isotónica con proteinas que me vino de lujo y me animó todos los kilómetros. Claro, para él fue un paseo en barca… Pero qué bien que vino conmigo!!! Y ahí que iba yo corre que te correré, sin creerme demasiado que podría llegar al final.

La salida como siempre, emocionante, muchísima gente, miles de personas animando en todo el trayecto de la carrera… Los 10 primeros kilómetros a lo grande. Luego empezaron los dolores, vino el del mazo, pero aguanté como una jabata y acabé sin andar ni un momento, y dejé atrás a gente que iba MUY mal, gente desmayada en las cunetas… Gente a por la que venían en ambulanciamedallas

Y a la llegada emoción, cansancio infinito, ganas de llorar… Y lo mejor vino después: En serio, los dolores en los abdominales (esa tableta de chocolate que yo tenía, y que no vuelve tras el embarazo, maldita diástasis de rectos), las caderas, el culo, los isquios… Que tenía el lunes por la mañana eran de padre y muy señor mío.

¿Y ahora qué? Pues de momento, me tengo que recuperar. Ya han pasado los dolores, pero sigo teniendo un cansancio que no es ni normal, y necesito parar una semanita. Y que se me pasen los virus que me ha pegado mi bestioleta, que no para de recoger y recoger constipados y todo tipo de microbios desde que va a la guardería. Y luego el 10 k de la maratón de Valencia.

No soy una persona que haya ganado nada en la vida, lo que he conseguido, me lo he ganado siempre. Sólo había ganado una medalla en la vida, y fue cuando tenía 4 años y me comí, más rápido que nadie, un bizcocho mojado en chocolate, yo que no comía nada de nada. Y ahora ésta… No he hecho nada excepcional, pero para mí es importante. Porque si he podido con esto puedo con todo lo demás. Y porque si después de una operación de corazón, una ginécologica y una cesáera, he podido correr con dignidad una media maratón… ¿Por qué no la maratón? Todo se andará… Eso sí, cuando pase el cansancio, que ahora mismo no puedo ni bailar la Mickey danza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s