Enloquecida… con la media maratón

Y pensarán: “¡Qué pesada la tía esta que también es runner!” Pues sí, es cierto, soy una pesada y soy runner. Pero esto es un diario y escribo de lo que me da la gana (aunque tenga menos visitas que otros post) y de lo que me pasa… Y esto es de lo más interesante que me ha pasado esta semana.

Hace un par de meses, toda convencida yo, me vine arriba y dije “voy a hacer la media maratón en octubre”. Y me apunté, pensando que octubre estaba muy lejos… Pero no, en realidad está muy cerca, peligrosamente cerca. Y ya ha comenzado en serio el entrenamiento… De momento lo aguanto, pero no las tengo todas conmigo.

Enloquecida con la media maratónAsí que ahora mis días son así: A las 5.15 suena el despertador, 7 empiezo a trabajar, salgo a las 17, voy al parque con Alex poseído ahora por el espíritu de Forrest Gump (no para de correr el tío, menos mal que es pequeño), o al súper… Y sobre las 20 me cambio, miro la hoja de entrenamiento y veo: 10 k a 6.15. Y pienso: Elías está loco (mi marido, runner enloquecido que me ha hecho el entrenamiento).

Sin embargo, lo de este maridito mío, es otro cantar. Y la culpa es mía, reconozco que he creado un monstruo. Cuando empezamos a salir yo iba cada día al gimnasio, le animaba a él a hacer deporte y él me decía “entrenas demasiado, eso no puede ser bueno”. Esas palabras resuenan como truenos en mi cabeza cuando vuelve de correr tres horas como una rosa, o cuando voy a apoyarle a alguna ultramaratón (como ésta que correrá, el locatis, el año que viene) y está el tío pletórico, lleno de energía, casi casi como el día de nuestra boda. Está claro que él es de otro planeta.

Pero, volviendo a lo mío, yo le echo todo lo que tengo, salgo y vuelvo a casa destrozada. Llena de polvo del río. Sin hambre ya. Y cuando voy a dormir a ese bebé asilvestrado que tengo… Me duerme él a mí. Para qué hemos quedado.

Correr me gusta, pero no es mi deporte favorito de la vida. Sin embargo, me permite entrenar (ahora mismo con mis horarios, no podría de otra manera), me relaja y puedo estar por una hora sin pensar en nada que no sea respirar. Ha introducido en mi vida el turismo de maratón, algo que cada vez me gusta más, sobretodo porque no soy yo la que corre el maratón 😉 Y qué narices, como ví en la camiseta de alguien mientras corría, yo corro porque me gusta comer. Y gracias a correr, puedo (más o menos) comer tartas y guarrerías sin engordar.

Después de muchas carreras populares, como 5 carreras 10k y 2 carreras 15k, la evolución natural es la media maratón. ¿Viviré para contarla? Eso espero… Al menos, espero que con esto se me queden las piernas y el trasero como los de Jennifer López 😛

Anuncios

2 thoughts on “Enloquecida… con la media maratón

  1. Hola! Acabo de leer el post y me ha gustado mucho. Me he reído con ganas. Lo que me sorprende es que tengas fuerzas para irte a correr después de un día tan intenso. Y me pregunto cuál es el secreto. Yo me levanto a la misma hora que tú, pero mi día es más ligero y no tengo fuerzas para ir al gimnasio o a correr.
    Saludos.

    Me gusta

    1. Pues… Podría marcarme un farol y decirte tres o cuatro chorradas para que te creas que soy súper woman… Pero no voy a mentir. Siempre he hecho bastante deporte y eso influye… También el ansia por recuperar mi cuerpo después del embarazo… Y un maridito pesado que se pone detrás de mi y me dice con voz de risa: “corre, corre, corre”!!! 😘 gracias!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s