Enloquecida por… La maternidad

La maternidad, ese estado que, en abstracto, quieres que llegue algún día pero, cuando llegas… Te entra el cagancho.

Primero empiezas a engordar como si no hubiese un mañana en el embarazo, crees que vas a estallar, comes como si fuera el día del fin del mundo, limpias la casa 7 veces a lo largo de una semana por el síndrome del nido y empiezas a sufrir por el bichillo que crece en tu interior…

Y luego un día estallas. Literalmente, especialmente si rompes aguas en la cama, como me pasó a mí, y tu colchón, y parte de tu habitación se convierte en un pequeño lago Ness a las tres de la mañana (el monstruo, por supuesto, eres tú, un ser dolorido, asustado y tremendamente gordo).

Para que te hagas una idea de cómo puede ser, haz este experimento. Coge una garrafa de agua de 5 litros con la boca más grande que encuentres (incluso de 8, si quieres que sea veraz), ponla encima de la cama, quítale el tapón y vuélcala. Deja que se vacíe un cuarto. Sin ponerla de nuevo en vertical, intenta moverla para que no se empape todo y, a continuación, intenta llevarla hasta la ducha. Si, así de desastroso fue… Luego, intenta limpiarlo todo con una fregona y papel higiénico. Sí, lo sé…

La recompensa es buena, eso desde luego… Pero es el inicio de un mundo nuevo, te rompen el carné de amiga, de compañera de trabajo, de hija… y ya solo tienes carné de madre (o de malamadre).

Y de tetas y noches sin dormir… Hablaremos en el siguiente post 😉

Anuncios

One thought on “Enloquecida por… La maternidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s